¿Cómo empezar a beber vino? - Wine.com.mx

¿Cómo empezar a beber vino?

¿Eres de esas personas que aprecian el vino solo de vez en cuando, cuando estás en presencia de un amigo o familiar, pero quieres saber más sobre cómo empezar a beber vino y adentrarte más en las etiquetas, aromas y sabores? 

En primer lugar, es necesario saber distinguir los tipos de vino, incluso elegir a la hora de degustar y luego comprender su propio gusto y gusto personal. 

Aquellos vinos que tienen perlage, las burbujas en la copa, se clasifican en espumosos y espumosos , mientras que otros que no tienen esta particularidad se denominan vinos tranquilos, de los que hablaremos a continuación. 

Vino blanco: sabor más ligero

Está elaborado con uvas blancas o tintas sin piel. Tienen un sabor más ligero y son más refrescantes que los rojos. Generalmente, el contenido de alcohol es un poco menor y la acidez alta. 

Para los que recién comienzan, una sugerencia infalible es combinar vinos blancos con platos más ligeros que tengan pollo, pescado, mariscos o pastas con salsas más delicadas, otra buena opción es maridarlo también con ensaladas. 

Tintos: más taninos e intensidad

Los vinos tintos son los elaborados con uvas de color rojizo o morado. Con cuerpo, se encuentran entre los más consumidos y, como principal característica, tienen la fuerte presencia de taninos . 

Entre las uvas tintas destacan Cabernet Sauvignon , Merlot , Carménère, Pinot Noir y Malbec , entre otras.

Los ejemplos más ligeros van bien con carnes a la brasa, asados ​​y risottos, por ejemplo. Mientras que los más completos también pueden acompañar quesos curados y comidas picantes.

Rosado: elegancia y frescura en copa

El rosado es un compromiso entre los vinos blancos y tintos. Son vinos ligeros, pero a la vez tienen un sabor fuerte. 

Es posible realizar una muestra a partir de uvas tintas y blancas. 

Entre las uvas más utilizadas en la elaboración de rosados ​​se encuentran Cabernet (Sauvignon y Franc), Cariñena, Garnacha, Malbec, Merlot, entre otras.

Uvas ideales para empezar

Para aquellos que quieren dar en el clavo en los primeros pasos, no hay error: la mejor opción en el estante rojo es un Pinot Noir. Entre los blancos, un ejemplo elaborado con la uva Chardonnay.

Variedades internacionales producidas en varios lugares del mundo, ambas uvas provienen de Borgoña , una de las regiones productoras más aclamadas de Francia y de toda Europa.

Pinot Noir tiene reputación de elegancia, pero, según los productores, es difícil de cultivar. El resultado, sin embargo, vale la pena en la copa: los vinos de esta variedad destilan aromas, generalmente tienen un sabor sutil, ligero y afrutado. 

Chardonnay, por su parte, es una de las uvas más plantadas del mundo, ya que es fácil de adaptar a diferentes tipos de clima y suelo. Sin embargo, las particularidades de cada vino elaborado con Chardonnay varían mucho según la región donde se planta. 

Consejos infalibles

  • Al principio, elija vinos elaborados con una sola uva, los “varietales”, para entrenar su paladar con las características de esa variedad.
  • En los siguientes pasos, compra vinos elaborados con uvas de diferentes intensidades y pruébalos, observando las particularidades de cada uno. 
  • Se pueden degustar dos copias de la misma uva producidas en distintas regiones, una Chardonnay americana y una francesa, por ejemplo.
  • Esa sensación de astringencia de “madera en la boca” puede ser desagradable para quienes recién comienzan. Así que elija vinos con menos taninos.
  • Los vinos del Nuevo Mundo, en general, pueden ser bien aceptados por los conocedores novatos, porque generalmente están hechos para complacer al nuevo consumidor.
  • Para una mejor experiencia, sirva siempre solo un tercio del vaso.
  • En general, la temperatura ideal para servir tintos es de 15ºC; y los blancos más fríos, de 10º C a 12º C.
Accesorios: lo básico para principiantes

Para evitar errores, es bueno que tengas en casa al menos los accesorios básicos necesarios para la degustación.

  • Tener al menos un simple juego de vasos en casa, esto marcará la diferencia a la hora de notar sabores, aromas y el aspecto de la bebida.
  • ¡No olvides el sacacorchos! Y tampoco te rindas: manejarlo es solo una cuestión de práctica.

El gotero ayuda mucho a la hora de servir el vino, evitando que la bebida se derrame o corra después de servir.

Regresar al blog