Conozca las bodegas urbanas más visitadas - Wine.com.mx

Conozca las bodegas urbanas más visitadas

Viñedos que dibujan formas geométricas en el horizonte. La serenidad de la vida en el campo. Uvas recogidas por el árbol. No verá nada de esto en las bodegas que están invadiendo los almacenes de las grandes ciudades. En cambio, en medio del frenesí de Sídney o Nueva York, se puede comprar vino directamente al productor, asistir a catas y salir en metro.

Producir vino lejos del viñedo puede no ser tan poético, pero abre un universo de infinitas posibilidades al viticultor. Sin tener un terruño propio, el productor del asfalto puede elegir el proveedor, la procedencia y la variedad con la que quiere trabajar.

Esto no sólo le permite crear combinaciones inviables para una bodega tradicional, al poder obtener materia prima de varias regiones y/o países, también ayuda a incrementar la calidad, sino también controlar la calidad de la materia prima. 

La tendencia nació en países como Australia y Estados Unidos, donde históricamente los productores siempre han tenido más libertad para atreverse que en el Viejo Mundo. Pero recientemente también ha aterrizado en Europa, en ciudades como París y Londres.

“Nos importan una bledo las reglas, sólo queremos hacer grandes vinos, para la gente que ama el vino, no para complacer a los snobs”, dice Warwick Smith, fundador de Renegade, con sede en Londres. “La cerveza artesanal ha cambiado el universo cervecero y los vinos urbanos prometen ser la próxima gran revolución entre las bebidas”.

Ahora es tiempo de conocer algunas de las bodegas urbanas que están causando furor alrededor del mundo.

Renegade 

Londres, Inglaterra

En 2016, Warwick Smith dejó el mercado financiero. Con un ojo puesto en las bodegas urbanas de Nueva York y otro en el éxito de las cervecerías artesanales británicas, instaló su Renegade en Bethnal Green, un bastión hipster del sureste de Londres. Viajar por Europa en busca de los mejores viticultores forma parte de su nueva rutina. “Compramos uvas en países como Inglaterra, Francia, Italia, Alemania y España”, dice.

“Por eso creo que ninguna otra bodega puede tener la misma diversidad y creatividad que nosotros”. Todas las frutas se recogen a mano y se transportan a Londres en camiones refrigerados. Con una producción de 27,000 botellas al año, que se venden entre 24 y 100 libras, la bodega dedica la mitad de sus existencias a “vinos clásicos con un toque” (que se venden sobre todo a los restaurantes elegantes de Mayfair), y otra a etiquetas más innovadoras, que se consumen alegremente en su bar abierto al público.

“El único problema de hacer vino en Londres es que no podemos producir una cantidad suficiente; tenemos que encontrar la manera de crecer, tanto para hacer frente a la demanda como para reducir los costes”, afirma Warwick. “Estamos planeando construir una nueva bodega en 2020, ya que creo que este tipo de empresa es la gran tendencia en el mercado mundial de las bebidas”.

Les Vignerons Parisiens 

París, Francia 

Tras una hermosa fachada art nouveau en el barrio del Marais, la primera bodega urbana de París funciona desde 2015. La idea de producir vinos en el centro de la capital francesa fue de Matthieu Bosser, que se asoció con los viticultores Emmanuel Gagnepain, de Borgoña, y Frédéric Dusseigneur, de Lirac y Chateauneuf-du-Pape. Las uvas, que proceden de viñedos franceses, se seleccionan cuidadosamente y se cultivan siempre según los preceptos de la agricultura ecológica (preferentemente biodinámica).

Tras el transporte de la fruta, siempre en camiones refrigerados, la vinificación se realiza en París con la ayuda de equipos de última generación: despalillado, fermentación, maduración en barricas o depósitos de acero inoxidable, mezcla y embotellado.

El resultado es una magra colección de tres tintos (Cinsault, Syrah y Grenache), dos blancos (un blend y un 100% de Grenache Blanc) y un rosado (Grenache con Cinsault). 

La bodega se puede visitar de martes a viernes a las 11:00 horas (25 euros). También organiza cursos de cata y talleres, que tienen lugar en un local de aspecto industrial y minimalista.  

Brooklyn Winery 

Nueva York, Estados Unidos 

En un barrio que ya tenía de todo, Brian Leventhal y John Stires vieron un espacio en blanco: faltaba una bodega en Brooklyn. Ambos se conocieron en una startup de Internet y, mientras jugaban a hacer vino con otros compañeros de trabajo, le encontraron el gusto. Confiando en que la obsesión de los neoyorquinos por los productos nuevos les garantizaría una clientela fiel, el dúo fundó Brooklyn Winery, revitalizando un espacio que había sido una funeraria para convertirlo en un club nocturno. 

En el corazón de Williamsburg, a pocos pasos de una de las estaciones de metro más concurridas de la zona, la bodega está dirigida por el enólogo Conor McCormack (importado de California), que utiliza uvas de siete regiones de Estados Unidos en la elaboración de una ecléctica lista de etiquetas (de 23 a 45 dólares), desde Chardonnay, Riesling, Pinot Noir, Malbec, Zinfandel, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malvasía y algunas mezclas. 

Para que los urbanitas puedan ver en directo la magia de la elaboración del vino, la bodega organiza visitas de cata (35 dólares) en fechas concretas y siguiendo todos los protocolos sanitarios relacionados con el COVID-19. Si llegas de improviso, lo mejor es tomar unas copas en el bar de vinos.

Situado en el territorio más hipster de la corteza terrestre, el espacio cuenta con grandes mesas de madera rústica, plantas que crecen en barriles y paredes de ladrillo. En la carta se ofrecen platillos sabrosos y sencillos para compartir a precios asequibles: prueba los camarones al ajillo con polenta o las costillas de cordero.

Urban Winery 

Sydney, Australia 

Tras una temporada en California y otra entre Languedoc y Burdeos en Francia, el enólogo australiano Alex Retief regresó a su tierra natal para producir los vinos de la marca que lleva su nombre, en la primera bodega urbana de la mayor metrópoli de Australia. 

Al cumplir diez años en su nuevo hogar — un antiguo estudio de grabación en el barrio de ocio de Moore Park-, Urban Winery selecciona las mejores cepas de las regiones más frías (y menos conocidas) de Nueva Gales del Sur, como Tumbarumba y The Hilltops.

Pero sus tintos favoritos son el Tempranillo y el Shiraz del viñedo biodinámico que la familia de Retief mantiene en Gundagai, al suroeste de Sydney. También merece la pena probar el vermut Animal Spirit, con 19 hierbas autóctonas australianas sobre una base de Chardonnay. 

La bodega ofrece varios paquetes de “experiencias”, que van desde una visita de degustación (85 dólares australianos) hasta un taller (150 dólares australianos) en el que cada grupo elabora su propio vino tras una completa clase sobre mezclas. También puede pasar por el bar de vinos para degustar los vinos de la casa maridados con embutidos, aceitunas y otras tentaciones.

Regresar al blog