¿El cambio climático impacta la producción de vino? - Wine.com.mx

¿El cambio climático impacta la producción de vino?

Cada vino es único y los amantes de la bebida ya lo saben. Entre las diversas razones que hacen que cada botella sea tan especial está la influencia del clima, que varía según la región donde se produce.

Además, el clima es uno de los factores que está presente en el terruño de las botellas. El terruño es un conjunto de factores, como la topografía, la geología, la pedología, el drenaje, las castas, la intervención humana, la cultura, la historia y la tradición.

Las características del terruño le dan a cada vino aromas, sabores y colores únicos, y el clima es solo una parte de este aporte, pero es muy importante en el proceso de elaboración de la bebida.

Un clima ideal contribuye a la elaboración de un vino ideal, pero si el clima no es tan bueno se puede perjudicar toda la cosecha, especialmente las uvas que requieren cuidados artesanales.

La importancia del clima para la elaboración de un buen vino

Hay cinco aspectos climáticos a tener en cuenta a la hora de elaborar un vino: temperatura, luz solar, precipitaciones, rango de temperatura y altitud.

Las regiones vinícolas que reciben una mayor cantidad de luz solar y son más cálidas tienden a producir vinos tintos de acidez moderada y mayor contenido alcohólico. Por otro lado, las bodegas con clima frío son las que producen vinos blancos o verdes, más refrescantes, con alta acidez y menor graduación alcohólica.

Las uvas necesitan luz solar y calor para madurar. Cuanto más altos sean estos índices, menor será el nivel de acidez y mayor será el nivel de azúcar. Es por eso que cada región climática produce variedades de vino tan diferentes.

Para desarrollarse, las vides también necesitan lluvia. Lo ideal es que sean moderadas y distribuidas durante todo el año, aunque algunas variedades de uva prefieren más o menos agua.

Las fuertes lluvias durante el período de cosecha afectan la calidad de las uvas, reduciendo los niveles de azúcar y causando hongos no deseados.

El amplio rango de temperatura, es decir, la variación de temperatura a lo largo del día, puede beneficiar el cultivo de la uva, con temperaturas más cálidas favoreciendo la maduración durante el día y temperaturas más frescas durante la noche, permitiendo el reposo de la fruta.

Debido al impacto de la amplitud térmica, las regiones vitivinícolas con clima cálido se ubican en terrenos de mayor altitud, asegurando que las noches sean frescas y que haya un perfecto equilibrio de temperatura durante todo el día.

La situación de las regiones vinícolas más famosas

Este año, Francia sufrió temperaturas extremas. Las olas de calor secaron la uva en las vides y detuvieron su maduración, mientras que las heladas, el granizo y los incendios forestales dañaron la cosecha en las estaciones más frías. Se espera que la producción de vino caiga un 12% en 2019.

La región francesa de Burdeos, sin embargo, está prosperando. Allí, las altas temperaturas favorecieron la calidad y cantidad de las uvas Cabernet, Merlot y blancas, además de prevenir la aparición de hongos.

En la región italiana de la Toscana , hubo un retraso en el ciclo de crecimiento de la vid debido a las bajas temperaturas y los períodos lluviosos. A pesar de los contratiempos, los últimos meses han sido más favorables y la expectativa es obtener Brunellos di Montalcino de calidad, es decir, vinos con poco tanino, color rubí intenso, con alto grado alcohólico y gran potencial de envejecimiento.

El clima también afecta el consumo de vino

No es solo la producción de vinos lo que depende del clima. Los hábitos de bebida también cambian según la temporada.

Un estudio mostró que las personas beben más en los meses más fríos del año. Esto se debe a que el alcohol es un vasodilatador y ayuda a calentar el cuerpo, además de provocar sentimientos y emociones más felices.

Para mantener el calor en invierno, se prefiere el vino tinto, especialmente los más concentrados y con alto contenido alcohólico, con buen cuerpo y estructura. Buenas opciones son Tannat, Malbec, Oporto y Syrah.

El blanco Chardonnay también es bueno en los días fríos.En los calurosos días de verano, la apuesta está en los vinos espumosos, blancos y rosados. Estas bebidas tienen menor contenido de alcohol, son más refrescantes, más jóvenes y menos complejas, y deben servirse frías.

Sauvignon Blanc y Riesling son muy adecuados para la temporada, así como Prosecco.

Regresar al blog