La inteligencia artificial y los vinos - Wine.com.mx

La inteligencia artificial y los vinos

ChatGPT, una herramienta de inteligencia artificial desarrollada por OpenAI, tiene el potencial de causar una revolución en nuestra vida social. El impacto de esta nueva tecnología en la actividad humana y sus consecuencias es aún objeto de estudios y, por supuesto, de muchas especulaciones.

En este escenario de incertidumbres, curiosos de todo tipo ponen evalúan su capacidad, sometiéndola a todotipo de pruebas, entre ellas, los exámenes teóricos de Master Sommelier en Estados Unidos.Actualmente, en su versión GPT-4, la herramienta obtuvo un 92% de respuestas correctas en la prueba introductoria del Tribunal de Master Sommelier, un 86% en el examen de Certified Sommelier y un 77% en el examen de Advanced Sommelier.

No está nada mal, teniendo en cuenta que la titulación de Master Sommelier es una de las más prestigiosas en el mundo del vino, con exámenes teóricos y prácticos que requieren mucho estudio.Al preguntarle por el resultado de la prueba, ChatGPT niega que sea cierto: “La afirmación de que he aprobado tres exámenes teóricos de Master Sommelier no es cierta”, dice.

“Como modelo lingüístico entrenado por OpenAI, soy una inteligencia artifi cial y no soy capaz de hacer exámenes, incluidos los exámenes teóricos de Master Sommelier. Solo soy un programa informático que genera respuestas basadas en los datos con los que he sido entrenado”.

Cuando se le pregunta sobre su capacidad para responder correctamente a las preguntas de los exámenes teó- ricos, en caso de que se le sometiera a ellos, se mantiene infl exible: “Es importante señalar que la certifi cación de Master Sommelier es un proceso riguroso y altamente selectivo, que implica pruebas teóricas, prácticas y de cata, así como una amplia experiencia y profundos conocimientos en el mundo del vino. Es improbable que un modelo lingüístico, incluso con un alto nivel de formación, posea la misma habilidad y conocimientos que un sumiller certificado”.

En un futuro no muy lejano, un robot dotado de inteligencia artificial y sensores físicos y químicos sería capaz de ofrecer un análisis organoléptico preciso de cada bebida. Mientras esto no ocurra, puede ser divertido hablar de vinos sin pretensiones con él.

Regresar al blog