Sumiller: todo lo que necesita saber sobre la profesión - Wine.com.mx

Sumiller: todo lo que necesita saber sobre la profesión

Sommelier, define el diccionario, es el profesional especializado en bebidas alcohólicas, siendo, el más conocido, el que se especializa en vinos.

Pero, ¿cómo es la vida de quienes trabajan con esto? ¿Cómo puedo ingresar a esta área?

Hablamos con Sommelière Wine, Cibele Siqueira, de todo esto y te lo contamos.

¿Cuándo decidiste seguir este camino de sumiller? ¿Por qué?

Empecé hace unos 18 años. Al principio, tomé vino con mi padre. Luego comencé a viajar, a disfrutar de este universo y a comprar diferentes vinos en el mercado. De esa forma comencé a preferir ciertas uvas y vi que algunos vinos me daban más, lo que me llevó a ir a eventos de vino.

Un buen día me enviaron algo sobre un curso de sumiller de vinos en el SENAC, en Ribeirão Preto, mi ciudad. Después de este curso, también hice el curso de Sommelier Internacional en UCS-FISAR en Caxias do Sul. De esta manera, me convertí en un sommelier profesional e internacional.

¿Qué hace exactamente un sommeliere?

Hay mucha duda porque está el enólogo, el enófilo y el sumiller.

El enólogo es el gran mago, la persona que cuida la planta, toda la estructura de la viña.

El enófilo es un gran amante del vino y, muchas veces, disfruta mucho más del vino que el sommelier u otras personas que estudian, porque son personas a las que les gusta, que buscan esta cultura.

El sumiller, además de vender el producto, también tiene que deleitar al cliente con este producto. El gran papel del sommelier es comprender lo que quiere el cliente.

A menudo, en un restaurante, por ejemplo, el vino que coincidirá con el plato y que se encuentra en ese rango de precios, el buen sommelier lo indicará. Sabe leer y comprender a su cliente, sus necesidades y gusto, e indicará el vino según el gusto del cliente. Lo mejor para nosotros es contar y deleitar a la persona con historias.

¿Cuáles son los desafíos de la profesión de sumiller?

Es una hermosa profesión. Crear contenido, hablar con la gente, transmitir algo de ese conocimiento es realmente genial. Todavía hay muchos egos en la profesión, este es un gran desafío, mucha gente que cree saberlo todo. Entonces estás en un entorno en el que tenemos que mantener los pies en el suelo.

Soy sommelier de una empresa muy grande, con más de 140.000 suscriptores y es necesario tener la humildad todos los días para entender que tengo mucho que aprender, qué absorber del mundo del vino. Conozco grandes sommeliers en el mundo del vino que dicen que si conocen el 3% de este mundo es mucho, y si yo sé, el 1% de lo que saben estos muchachos es mucho.

Me gusta mantener una red de personas que suman por mí. Los mayores desafíos son los de transmitir credibilidad. Ser más joven y mujer es un poco más difícil.

¿Cuáles son los aspectos positivos de ser sumiller?

Lo bueno de ser sumiller, para mí, es traer alegría. Suelo decir que el vino cuando lo pongo en la copa es la copa de la felicidad. El vino tanto en los malos como en los buenos momentos tiene que traer un poco de alegría, incluso en el tiempo a solas, cuando está con amigos, en una cena.

Un buen sumiller, además de aportar contenido, lleva el brillo de sus ojos cuando abre una botella, sin importar si el vino es más simple o más complejo.

Y es un placer cuando recibimos mensajes diciendo que la gente se inspiró en nosotros, en los vinos recomendados. La interacción con la gente es muy positiva en este mundo. Eso hace una gran diferencia.

¿Qué consejos le da a cualquiera que quiera seguir esta carrera?

Mucha gente me pregunta cómo empezar. Sé que hay otros cursos buenos, pero siempre recomiendo primero SENAC, porque es una escuela que generalmente está disponible en casi todas las ciudades.

Además de ser súper serio, tener estructura, ser realmente genial, el curso dura más de 4 meses, por lo que es realmente profesional y genial.

Además, la UCS-FISAR que es increíble, una semana de inmersión total en el mundo del vino. El consejo es que la gente siga estudiando, leyendo libros – de SENAC, WineFoly, etc. – haga un seguimiento en las redes sociales de las personas que realmente estudian esas cosas y no sigan a las personas que publican sin saber lo que están publicando.

Sobre todo: tener total amor y respeto por el vino, sin importar si es más simple o más complejo. Siempre hay un trabajo detrás, gente detrás y una historia en él.

Regresar al blog