Uvas raras de vino para combatir el cambio climático - Wine.com.mx

Uvas raras de vino para combatir el cambio climático

La elección de un vino suele estar ligada a la uva, ya sea por sabor o por armonización. Así, etiquetas elaboradas con variedades tan conocidas como Cabernet Sauvignon, Syrah, Carmenere, Chardonnay, Pinot Noir o Sauvignon Blanc acaban siendo las preferidas por los consumidores.

Pero esta realidad deberá cambiar en un futuro no tan lejano, desafiando a los amantes del vino a salir de su zona de confort cuando se trata de las variedades más conocidas.

Con la excusa de preservar el patrimonio vitivinícola mundial, pero sobre todo como arma para hacer frente al cambio climático con variedades más resistentes, productores de Estados Unidos, Europa y Sudamérica lideran un movimiento para “resucitar” variedades olvidadas, como las uvas Counoise, Vaccarèse, Mencía, Picpoul Blanc y Cabernet Pfeffer.

La tendencia cobró mayor impulso tras un verano europeo extremadamente atípico en 2022, con temperaturas tan altas que afectaron a la cosecha de algunas variedades, causando daños importantes, como ocurrió con las vides de Pinot Noir, muy sensibles al calor.

La Counoise, por ejemplo, abandonada en el pasado por su maduración tardía, tiene sentido ahora por la misma razón que fue discriminada en el pasado: su madurez es ideal para las altas temperaturas, manteniendo la acidez incluso con sequía y calor. Lo mismo ocurre con otras variedades de alta acidez, que son cada vez más bienvenidas a medida que el clima queda más caliente.

La asociación de la necesidad de cultivar variedades nuevas (u olvidadas) a la curiosidad de los vinicultores por crear nuevas mezclas ha motivado el aumento de la plantación de variedades raras. Entre las variedades blancas, la Grenache Blanc, del valle del Ródano, en Francia, está ganando espacio, y ahora se planta en Sudáfrica y California; la Falangina, de origen italiano, y la Picpoul, originaria de Languedoc, en el sur de Francia, ahora también crecen en California; la Petit Manseng, originaria del suroeste de Francia, da buenos resultados en Virginia.

Los tintos que están resurgiendo son el Cabernet Pfeffer que, aunque casi extinguido en Francia, ha llegado al
valle de Napa, en California; el Counoise, también poco cultivado en Francia, se cultiva ahora (¡y se aprecia!)
en los estados norteamericanos de Texas y Washington; y el Mencía, una buena alternativa al frágil Pinot Noir,
produce vinos sedosos y afrutados en el noroeste de España.

Regresar al blog