Vendimia: la importancia de la zafra - Wine.com.mx

Vendimia: la importancia de la zafra

Definir lo que es la añada de un vino es sencillo: es el año en que se cosecharon las uvas utilizadas en su producción, y está impreso en su etiqueta o contraetiqueta. Pero, ¿sabías que hay vinos de excelente calidad sin añada?

Descubre la importancia de la vendimia y la zafra.

¿Puede la añada afectar significativamente a las características y la calidad de un vino?

Sí, sobre todo si nos fijamos en los vinos añejos. La calidad de las uvas está estrechamente ligada a las características climáticas a lo largo del año. Hay varios factores que pueden comprometer el ciclo de la vid y afectar a la calidad de un vino, o incluso perjudicar la cosecha por completo. Por ejemplo, las heladas intensas, las lluvias excesivas durante la maduración, o el granizo, entre otros.

¿Cambian estos fenómenos de la naturaleza cada año?


Sí, al igual que el clima en general, estos fenómenos nunca son exactamente iguales de un año a otro. Por lo tanto, las características de un vino de añada también pueden presentar diferencias entre una cosecha y otra. Y eso está muy bien, porque siempre puede proporcionar nuevas experiencias.


¿Qué define una buena cosecha?


Una buena cosecha está estrechamente ligada a las condiciones climáticas favorables durante todo el ciclo de la vid. Todo el ciclo vege tativo es muy importante, sobre todo la vendimia, teniendo en cuenta la climatología durante esta fase y la pericia del viticultor para recoger las uvas en el momento ideal de maduración.

En otras palabras, el factor humano también es crucial para definir una cosecha de calidad. Sí, entender y respetar el ciclo de la vid es fundamental. Por ejemplo, podar en el momento adecuado y respetar el periodo de latencia (en regiones muy frías) es tan importante como contar con las horas de sol y frío necesarias, así como la cantidad de lluvia en determinadas estaciones.


Todo debe producirse en perfecto equilibrio para garantizar la calidad de las uvas. Por ello, es fundamental
que el productor conozca bien el terruño local y también cómo se comporta cada variedad bajo el clima de
la región, ya que hay variedades que son más resistentes al frío, a la lluvia, al frío o al calor, entre otros factores.

¿Y qué indica que una cosecha es mala?


Las malas condiciones meteorológicas, es decir, cuando el tiempo durante el ciclo vegetativo es muy diferente del habitual para la región en cuestión. Por ejemplo, un exceso de lluvia en el momento de la cosecha puede interferir con el grado de madurez ideal de las bayas.


Las uvas pueden diluirse, perdiendo nutrientes, azúcares y los niveles ideales de acidez. El calor excesivo durante esta fase también es malo, porque se acelera la maduración de las uvas, es decir, no se desarrollan de forma correcta.


¿Puede una buena añada para los tintos ser una mala añada para los blancos (o viceversa), en la misma región?

Por supuesto que sí. Cada variedad se desarrolla de forma diferente, cada uva tiene su momento ideal de maduración y cada una se beneficia del clima de forma distinta. Por ejemplo, algunas variedades blancas tienen más afinidad con los climas más fríos, y hay uvas tintas que se desarrollan mejor cuando el clima es más cálido.

Dentro de este escenario, si tenemos una añada que registró temperaturas más suaves, es más probable que las variedades blancas destaquen más este año que las tintas.

Por otra parte, si tenemos una cosecha más cálida, lo más probable es que las uvas tintas den lugar a una cosecha mejor que las blancas.


¿Esto también se aplica a las diferentes variedades, independientemente del tipo de uva?

Sí, pero cabe aclarar que dentro del mundo de las uvas tintas un mismo clima puede ser bueno para algunas variedades y no tan satisfactorio para otras, lo que requerirá un trabajo más esmerado en el viñedo o incluso una vendimia antes del momento ideal.

Algunas variedades rojas, por ejemplo, son más resistentes a la lluvia y al frío que otras. Lo mismo ocurre con las variedades blancas.


¿Puede una buena cosecha en el hemisferio norte ser una mala cosecha para el hemisferio sur y viceversa?

Por supuesto. Cada país, cada región, tiene sus características climáticas. Y las estaciones no ocurren simultáneamente en todo el mundo. El ciclo de la vid se produce en diferentes momentos entre los hemisferios.

La cosecha suele realizarse en verano, y puede prolongarse hasta el otoño. En el hemisferio sur, este periodo dura de enero a abril. En el hemisferio norte, es de septiembre a octubre.


¿Es posible elevar la calidad de un vino cuando el año ha registrado condiciones climáticas desfavorables?

Sí, es posible encontrar buenos vinos en cosechas que no fueron tan satisfactorias. Todo depende de las características
del terruño local y de la pericia de los profesionales implicados.

La poda, el momento de la vendimia, las uvas que se van a utilizar, el momento y el tipo de maduración son ejemplos de etapas del proceso de elaboración del vino en las que los profesionales pueden interferir para intentar mejorar la calidad de un vino.

Pero cuando el resultado de la cosecha no es bueno, algunos productores (sobre todo de marcas mundialmente reconocidas) optan por no lanzar sus vinos al mercado ese año, y la razón es simple, no alcanzaron el nivel de calidad. Otro motivo es no demeritar las características del terruño.


¿Los vinos sin añada tienen una calidad inferior?


No, y este es uno de los grandes mitos del mundo del vino. Es bueno tener siempre presente que en este universo la diversidad es inmensa.

Por lo tanto, hay ejemplares con propuestas y estilos diferentes, y entre ellos están las etiquetas sin añada. Los vinos que no llevan la especificación de la zafra en la etiqueta se desarrollaron para mantener el mismo perfil (como las características de aromas y sabores), independientemente del año de cosecha.

Es decir, son ejemplares que no expresan las condiciones climáticas de cada año.

Por ejemplo, cuando adquirimos la misma etiqueta durante cinco años consecutivos, nos daremos cuenta de que el estilo del vino es constante, se mantiene, como es el caso de los Champagnes y los vinos de Oporto sin añada.

Regresar al blog