Maridaje de queso y vino - Wine.com.mx

Maridaje de queso y vino

El queso y vino son un dúo famoso con mucha historia que contar: la evidencia más antigua de la existencia de ambos se remonta a períodos de 5.000 a 6.500 años antes de Cristo. A pesar de estar presente en la historia de la humanidad durante mucho tiempo, el maridaje del queso y el vino Todavía puede generar dudas en muchos para lograr un emparejamiento perfecto.

Además de ser alimentos antiguos y ampliamente conocidos, los quesos y los vinos también son elementos complejos, que pueden tener muchos sabores diferentes. A la hora de maridarlos, es fundamental pensar en qué provoca cada alimento en nuestro paladar y tener en cuenta cuáles pueden resultar en una combinación agradable para los sentidos.

Hay quesos con sabores más suaves y cremosos, como los frescos, mientras que otros, curados, pueden tener sabores más intensos, como el gorgonzola.

Por lo tanto, vale la pena tomarse el tiempo para comprender cómo se casan las notas aromáticas de los vinos con los diferentes tipos de queso.

Hay varias formas de clasificar los quesos y una de las más conocidas es el tiempo de maduración. Esta característica se refiere al tiempo de reposo del queso antes de ser consumido y también si recibe sal o algún microorganismo, como bacterias u hongos, como parte de la producción de alimentos.

¡Vea los tipos de quesos y consejos sobre cómo maridar vinos para una combinación sabrosa y agradable!

Tipos de quesos y vinos ideales

Quesos frescos

Los quesos frescos son los que se consumen poco después de su elaboración, con poco o ningún tiempo de maduración. Sus características son suaves, cremosas y húmedas, revelando también la presencia de leche en sus notas de sabor. También pueden revelar notas de acidez y cítricos.

Ejemplos de quesos frescos son la mozzarella de búfala, mascarpone, ricotta, queso crema, feta, mozzarella italiana y burrata.

Para maridar con quesos frescos, vinos ligeros y acidez, pero sin exagerar. Los quesos de este tipo ya tienen una acidez natural, por lo que el vino solo debe complementar, aportando toques afrutados.

Mejores vinos para los quesos frescos:
  • Vinos blancos como Alvarinho , Greco di Tuffo y Fiano están indicados para este maridaje.

Queso fresco con moho blanco

Se trata de quesos cremosos por dentro y con una capa exterior más rígida, a los que se han añadido hongos que han hecho su trabajo metabólico creando una costra exterior. Estos quesos revelan sabores terrosos y la clave aquí es maridar el sabor del vino con notas que recuerdan a almendras o champiñones.

Brie, Camembert y Coulommiers son algunos ejemplos de este tipo de queso.

Este tipo de queso permite una mayor versatilidad a la hora de pensar en la combinación.

Mejores vinos para los quesos frescos con moho blanco:
  • Entre los vinos tintos, prefiera aquellos cuyas uvas también revelen sabores terrosos, como Pinot Noir, Gamay o Cabernet Franc también son buenas opciones, ya que son afrutados y tienen una acidez más discreta.
  • Entre los vinos blancos, se puede apostar por el Sauvignon Blanc, como los del Valle del Loira, o incluso por un vino espumoso brut . En este caso, el maridaje con vinos elaborados por el método tradicional, pero aún jóvenes, aporta notas de frutos secos y frutos secos que complementan el sabor del queso.

Queso fresco con corteza lavada

Este tipo de queso tiene su corteza lavada durante el proceso de maduración, lo que permite el crecimiento de bacterias específicas y deseadas durante el proceso. Así, la piel tiene una consistencia firme y el interior tiene un sabor fuerte, ligeramente picante y salado, cuyo sabor perdura más en boca.

Son quesos de olor fuerte que se combinan con compotas de frutas, que neutralizan su intenso aroma. El vino para maridar con quesos de este tipo debe ser, por tanto, afrutado, suavizando la agresividad de este tipo de quesos en el paladar. El contraste es la clave de este tipo de maridaje y Portugal es un país con tradición en este tipo de preparación.

Entre los quesos de este tipo se encuentran Serra da Estrela, Azeitão y Serpa.

Mejores vinos para los quesos frescos con corteza lavada:
  • Los vinos fortificados, con más azúcar, contrarrestan la salinidad de estos quesos y promueven un contraste irresistible en el paladar, como Late Harvest o Tawny.
  • Los vinos blancos elaborados con uvas naturalmente dulces como Maria Gomes o Fernão Pires, Gewurztraminer y Riesling son buenas opciones.

Quesos semiduros

Son quesos de textura consistente y que, en su proceso de maduración, presentan la formación de burbujas, lo que crea huecos en su estructura. En boca son quesos dulces. Ejemplos de estos quesos son emmental, gruyere, maasdam, comté, gouda, edam, manchego y reblochon.

Para maridar, el vino necesita completar las notas dulces naturalmente presentes en estos quesos.

Mejores vinos para los quesos semiduros:
  • Los vinos blancos como California Chardonnay puedem maridar perfectamente con quesos semiblandos, como Riesling y Torrontés.
  • Los vinos rosados ​​y espumosos demi-sec son una opción, al igual que los tintos afrutados con acidez media, como Merlot , Garnacha y Sangiovese .

Quesos duros

Son quesos de largo tiempo de maduración, de sabores complejos, que mezclan dulce, salado y ácido y cuya estructura y complejidad aumenta a medida que se alarga el tiempo de maduración. El queso parmesano es un buen ejemplo de este tipo de queso.

Estos quesos demandan vinos igualmente bien estructurados en sabor y ha llegado el momento en que los tintos se convierten en las opciones más coherentes. La sal de estos quesos está presente, pero no suele ser agresiva, por lo que es posible maridar con vinos de acidez discreta. El consejo aquí es preferir vinos añejos, que tengan una acidez más controlada y sin excesos.

Mejores vinos para los quesos duros:
  • Muchos vinos italianos se ajustan a esta descripción. Entre las opciones están Chianti , Nebbiolo, Brunello, Barbera, Barbaresco y Barolo.

Quesos azules

Son quesos con un sabor intenso, único y especiado. En su proceso de fabricación se utilizan moldes y suelen tener sabores más intensos y salados.

Algunos ejemplos son los quesos gorgonzola, roquefort, saint agur y stilton.

Mejores vinos para los quesos azules:
  • Como los quesos de corteza lavada, el mejor vino para un queso azul es aquel que contrasta con el sabor de la lechería, vinos blancos con notas frutales como el Riesling maridan muy bien en este maridaje, así como los fortificados.
  • Barolo, Cahors o Chateauneuf, vinos tintos más estructurados y añejos, con una acidez más controlada, forman también atrevidos maridajes con los quesos azules.

Ahora que ya sabes cómo maridar quesos y vinos, ¿qué tal si echas un vistazo a otras increíbles recetas disponibles en Wineverso, como una receta de arroz con leche o una deliciosa lasaña de berenjena?

Regresar al blog